logo Las cosas que tienen importancia.¡Pasaes.to a los demás!

No, no son huellas de cortarse la piel, tampoco le hizo daño un animal salvaje. Tú también tienes en casa lo que le hizo sufrir.

Bradley Willoughby de 16 años vive en Queensland (Australia) y es un gran aficionado a los deportes extremos. Lo que le gusta más son las motos. El adolescente practica en la granja de sus padres. Nada le alegra tanto como saltar en una motocicleta.

Después de un acciente que casi le mata, Bradley ya no va a llevar esta cosa a sus entrenamientos...

Bradley tiene una costumbre (bueno, mejor dicho la tenía ya que no quiere repetirlo nunca más). Le gustaba escuchar música mientras estaba practicando saltos. Esta vez el chico tuvo mala suerte y perdió el control sobre el vehículo. La moto se cayó y el joven se encontró enredado en una cerca de alambre de púas. Se le fracturó una pierna. Además, el alambre le hizo mucho daño en la barriga, pero no fue lo peor...

Compártelo en Facebook

Por llevar cascos el muchacho casi perdió su cabeza... literalmente. Durante el accidente los cascos se enredaron en la cerca y su otro cabo estaba debajo del casco. La fuerza de impacto fue tan grande que las cuerdas de sus cascos funcionaron como si fueran una guillotina...

Por suerte los padres de Bradley estaban ahí y llamaron a una ambulancia. Ahora tanto la víctima del accidente, como sus padres quieren advertir a los demás. No se debe escuchar música en la moto. Primero, no se oye nada peligroso. Segundo, a la hora de tener un accidente, los cascos pueden ser muy peligrosos para nuestra vida y el caso de Bradley es la mejor prueba de ello...

× Dale me gusta a PASAES.TO ya me gusto
×

¿Te gustan nuestras publicaciones?

Dale a me gusta y compártelo con tus amigos.