logo Las cosas que tienen importancia.¡Pasaes.to a los demás!

publicidad

Todos los días celebraron el cumpleaños de su hijo enfermo. Lo que hicieron el día 99 conmueve hasta llorar.

Matt y Ginny Mooney del estado Arkansas estaban muy felices cuando Ginny se quedó embarazada. El embarazo iba bien hasta el sexto mes. Fue cuando los médicos descubrieron que el bebé sufría un trastorno genético muy raro, el síndrome de Edwards. El bebé nació con una trisomía 18. Los bebés con dicho síndrome mueren antes de nacer o poco después del parto, pero el hijo de Ginna y Matt no quería abandonar a sus padres tan pronto.

El pequeño Eliot Hartman Mooney nació un mes antes de la fecha. El bebé nació con problemas pulmonares y una grave cardiopatía. Eliot pasó sus dos primeras semanas de su vida en el hospital. Según los médicos no tenía la menor probabilidad de sobrevivir. De todas maneras, sus padres todos los días celebraron su cumpleaños a las 16:59.

Si te gusta, compártelo. Compártelo en Facebook

Después de dos semanas el bebé se encontró en casa, pero todo el tiempo necesitaba tratamientos especiales. Cada tres horas sus pulmones necesitaban ser apoyados artificialmente para funcionar bien. Sus padres seguían celebrando su cumpleaños a las 16:59.

Cuando Eliot tenía 2 meses, pudo chuparse el pulgar. Fue un gran éxito ya que los niños que sufren del síndrome de Edwards siempre tienen los puños cerrados. Cuando tenía 3 meses, pudo respirar y comer por su cuenta. Sus padres se fueron con él al hospital sólo para celebrar este éxito con todo el personal. Al fin y al cabo, no se suponía que Eliot sobreviviera al parto.

Vea Mas

× Dale me gusta a PASAES.TO ya me gusto
×

¿Te gustan nuestras publicaciones?

Dale a me gusta y compártelo con tus amigos.